top of page

El Principio de Todo. Cap. II: La desconocida





Domingo, 11 de agosto


Suena el despertador pero como siempre, llega tarde porque llevo ya media hora despierto. Hoy no tengo ningún plan pero aun así algo siempre me escupe de la cama. Máximo duermo cuatro horas y llevo así 6 años, 6 meses y 6 días. No será tan malo ¿no?, pues las grandes mentes consideraban que dormir demasiado era una pérdida de tiempo. “Saldré a correr un rato, pero antes desayuna” me digo. Soy un hombre de rutinas, estrictamente meticuloso y cuidadoso con los detalles. Juro que antes no lo era pero, y aunque no tengo una explicación razonable, todo cambió desde aquel día. Desde aquel día tengo ex mujer, el trabajo que anhelaba y nunca llegaba, una vida social justa por no decir que nula y digamos que algo exquisito en mis quehaceres sexuales. Sí,desde aquel día todo cambió y debería ser feliz, sentirme pleno y al principio así fue pero con el paso del tiempo supe que el éxito llevaba consigo consecuencias, estaba perdiendo mi verdadera esencia, convertido en un hombre frío, arrogante y calculador que se relamía con las conquistas pese a que después siempre imperaba el mal sabor. Había perdido la cuenta de las mujeres que habían participado de mis juegos. Nunca repetía con ninguna, nunca había sentimiento, ¿por qué?, no lo sé. Lo que sí sé es que actuaba como un depredador que consigue lo que quiere y busca una nueva presa cuando está hambriento para saciar su hambre o como un vampiro que necesita sangre para sobrevivir.


¿Que por qué sé el tiempo exacto?, porque no soy capaz de sacarla de mi cabeza, porque durante todo este tiempo la busqué sin descanso, porque muchas veces sentí que me observaba, incluso me pareció olerla, porque hace ya seis años, 6 meses y 6 días que fue mía en ese hotel en ruinas y porque hace ya 6 años, 6 meses y 6 días…que la tuve dura por última vez dentro de una mujer.


Viernes, 6 de julio


Ahí está otra vez, la chica nueva del barrio. Hoy la observo desde el balcón. Siempre tan elegante vestida de ejecutiva alternado pantalón con falda por debajo de sus rodillas elevada sobre unos tacones. Si tuviera que apostar diría que trabaja en un despacho de abogados. Tiene un caminar elegante a la par que sensual. Transmite personalidad y seguridad aunque he de puntualizar que las dos veces que cruzó su mirada con la mía acabó agachando la cabeza y no por rechazo sino por timidez. Sé que no era rechazo. Yo no me oculto. La miro descaradamente. Me gusta provocarle esa sensación. Se podría decir que me estoy obsesionando pero es que no puedo evitarlo. Verla me provoca siempre una erección, la desnudo en mi mente. ¿Será mi próxima “víctima”?.


Sábado, 10 de agosto


Ese día tuvimos nuestro primer encuentro, en una pequeña cafetería del barrio. Absorto en mi diario con la única compañía de mi café corto, otro de mis vicios, percibí su presencia. Sé que es extraño pero sin haberla visto ya sabía que estaba aquí. Por primera vez no llevaba el pelo recogido. Lucía una melena salvaje y ondulada que caía por debajo de los hombros, con unos tejanos azul cielo los cuales resaltaban su potente culo y una camiseta corta blanca ajustada a su cuerpo marcando unas poderosas tetas, ni grandes ni pequeñas, son perfectas, y las quiero en mi boca. ¿A qué sabes? ¿cómo hueles?, pensamientos sucios y obscenos se agolpan en mi mente. Y justo en ese momento, dejando sus cosas sobre la mesa decidió salir fuera para encenderse un cigarro pero el encendedor le falla. Ahora es el momento


  • ¿puedo? acercándole el mechero

  • gracias

  • por favor, no hay por qué. ¿hoy no llevas tu traje de guerra?

  • ¿perdón?

  • Perdona mi indiscreción pero siempre que te he visto ha sido de traje, aun así esa cara tan bonita es inconfundible estoy siendo demasiado arrogante, lo sé y puede que haya sido un error. Colorada e incómoda, creo por mi asalto, agacha de nuevo la cabeza disculpa, no pretendía ofender, al ser nueva en el barrio solo pretendía presentarme y ofrecerme por si algún dia necesitas algo

  • bueno, hoy no es día de trabajo. Toca desconexión y ponerse cómoda. Gracias por su ofrecimiento aunque siento decirle que yo no le había visto antes Miente. Pego una calada

  • ¿puedo preguntarte en qué trabajas?

  • Ya lo ha hecho ¿no? sonrío soy criminóloga

  • ¡Vaya!, no lo habría imaginado nunca

  • y eso por qué era la primera vez que me fijaba la mirada provocando un escalofrío que me recorrió de pies a cabeza

  • por tu presunta timidez te hacía trabajando en un aburrido despacho rodeada de papeles y gestionando archivos CAGADA

  • usted lo ha dicho, presunta. Ciertamente soy algo despegada en las relaciones personales, vivo por y para mi trabajo y ¿abogada?, a mí me va mas la acción Touché ¿y usted a que se dedica?

  • soy fotógrafo. Me gusta captar la belleza, hacerla mía, capturarla se podría decir y transmitirla al mundo pero por favor, puedes tutearme

  • si no le importa preferiría mantener los formalismos. Hábito o respeto, quizás cada vez me impresiona más interesante su reflexión, ¿y adónde van dirigidos sus disparos?

  • Jeje, en mi tiempo libre fijo mi objetivo en las cosas más cotidianas, esas que las personas se cruzan todos los días pero sin embargo son incapaces de ver. Profesionalmente me dedico a la fotografía erótica para grandes firmas y de vez en cuando alguna sesión privada, más íntima. Usted, señorita sería una modelo fantástica vas demasiado rápido. Esta no es como las demás “no me veo” responde pero yo ya estoy embalado y sin frenos a punto de estamparme contra la pared también soy aficionado a la caza

  • ¡me horroriza la caza!. Como carne pero aun así sufro empatizando con ese momento de miedo y dolor

  • bueno, digamos que mi presa no es precisamente un animal

  • ¡¿ah no?! ¿Y qué caza entonces?

  • Si quiere, se lo puedo explicar en mi apartamento y así también le muestro el estudio y manteniéndome la mirada unos dos segundos que a mí se me hicieron una eternidad, dejando la colilla en el cenicero me dijo en otro momento, quizás dándome la espalda para volver adentro.


Al final he quedado verdaderamente agotado. A quién se le ocurre salir a correr en uno de los días de agosto más calurosos que se recuerdan. Empapado en mi sudor entro en el ascensor cuando apunto de cerrarse la puerta ¡Espere! pulso el botón de abrir la puerta y buenos días, casi no y antes de cerrarse las puertas ya se había abalanzado sobre mí empujando mi espalda contra la pared, me come la boca de manera salvaje, eleva mis brazos para deshacerse de mi camiseta. Está poseída, descontrolada. Lame mi cuello, torso y sobaco me pone muy cachonda el sudor y moría de ganas por probarte no hablo, sólo disfruto dejándome llevar ante una situación tan nueva para mí. Presionaba el botón de parada del ascensor ¿a qué sabe tu polla?, me repugna comerme una polla recién lavada, es insípida y ya con su cara a la altura de mi cintura comienza su juego de adoración a mi erecto miembro. Lo contempla, besa, inspira hasta llenar los pulmones soltando muy despacito el aire sobre mi cuerpo provocándome un cosquilleo que me recorre todo el cuerpo. La agarra con fuerza y saca a pasear su lengua. Comienza por la puntita me pierden las pollas circuncidadas sigue con su juego de lengua hasta llegar a mis pelotas , succiona, los engulle con tal fiereza que me produce dolor pero ese dolor muta en placer, y vuelve a subir sin separarse nunca de ella hasta llegar a la cima, presiona el capullo con sus labios como un bebé comiendo de la teta absorbiendo mis fluidos hasta que llegado el momento, ¡Zas! Se la mete toda en la boca ¡dámela toda cabrón, quiero toda tu leche en mi boca! la agarro de la melena separándola de mi polla y comienzo a pajearme, está lubricada por sus babas. La tengo a mis pies, agarrada del pelo bajo mi polla obligándola a que me mire la cara, rendida, hambrienta, sedienta, hasta correrme en su cara y boca. Joder, me tiemblan las piernas. Se levanta y me besa te mentí, te vi incluso antes que tú a mí y desde el día que hablamos fantaseo con tu polla, me acaricio, me masturbo como una loca, y ahora, Cabrón, quiero me revientes dijo mientras volvía a poner en marcha el ascensor…


CONTINUARÁ….




En Tugrantentacion.com, queremos agradecer la colaboración prestada por parte del autor.


Os dejamos el link al relato original:


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page